En diferentes rinconces del mundo...

Loading...

miércoles, abril 3

Anécdota de una citología

Una pena amorosa, falta de experiencia y problemas con la menstruación no ayudan en nada a la hora de hacerse una citología.


Era muy temprano cuando Melissa llegó al médico general con la intención de hacerse una valoración física (ya que probablemente tenga que salir de viaje unos días), algo sobre un problema con sus riñones que le viene rondando desde hace rato y algo para la garganta cuando una muchacha sólo un poco mayor que ella, muy amable y gentil la atiende en su consultorio.
Le preguntó de los riñones y  ella le contó sobre su viaje y entonces la sentó en una camilla, la examinó, en general nada malo, al final ni siquiera hablaron de su garganta todo debido a la magnitud que resultó de lo que le preguntó:

-¿Cuando fue su última regla?
-mmm... ese es el problema-. Contestó ella. -desde Diciembre no me llega
- ¿Usted está embarazada? ¿tiene hijos?
-No, para nada-. Le respondió Melissa.
- ¿Usted tiene vida sexual?
-Doctora, hasta el año pasado inicié mi vida sexual. Y desde algún tiempo no tengo relaciones.
(¿Cómo se atreve?) -Pensó Melissa.

Y mientras eso ocurría, ella pensaba en lo joven o vieja que era sobre el hecho de que una "niña" de 22 años hasta ahora haya perdido su virginidad. En todas las cosas que le habían sucedido el año pasado, lo mucho que extrañaba a su novio que ese momento estaba lejos de ella. Y hasta ahora lo notaba. Mientras pensaba en ello, la mujer abría sus ojos de manera desorbitante diciendo:

-¿Y usted cree que eso esta bien? ¿Qué le han dicho los médicos?

Y entonces ello le causó risa, primero porque los médicos nunca dan con el chiste y segundo y último porque un doctor alguna vez le dijo que si quería mejorar su regla tenía que tomar anticonceptivos, teniendo en cuenta que en ese entonces tenia 15 años y ni siquiera había tenido novio aún.

-¡Ush! ¡Qué médico tan bruto! Mire "niña", me hace el favor se saca una citología y me trae los resultados lo más pronto posible.
- Bueno doctora (mmm...) -. Respondió ella -Gracias por todo.

Y Melissa salió del consultorio con una noticia que no esperaba. Tenía que hacerse una citología. Todas las mujeres hablan de eso, y de lo horrible que es. Pensó que nunca le iba a tocar, es más, pensaba que si no estaba mal, hasta se podía quedar vistiendo santos. Pero bueno, ahí estaba delante de una señorita que  prestaba poca atención a su nerviosismo.
Ella esperó un rato muy largo y entonces la señorita le indicó una dirección con un papel que quedaba como a dos cuadras. Caminó y llegó al sitio.

-Cuénteme en que le puedo ayudar-. Le preguntó un joven en la entrada de la dirección que indicaba el papel.
- Necesito averiguar sobre una citología-. Contestó-.
Y entonces sin mirar tomó una ficha y se la pasó. le indicó que fuera al fondo.
Llegó al lugar y esperó su turno. Cuando la llamaron, pasó el papel y preguntó:

-¿Eso lo hacen ahora mismo?. -Claro -. Respondió la muchacha -. Espere unos minutos.
Y entonces fue cuando Melissa comprendió que lo menos querido se hace más eterno aún. Pasaron años (En realidad fueron 25 o 30 minutos) hasta que al fin le indicaron pasar.
- Acompáñeme por aquí -. Le dijo una muchacha.
Se  quedo mirando, y exclamó: -Yo no puedo tomarle la citología a una mujer que no está completamente segura si esta embarazada -. Ella la miró y le dijo:
- Es obvio, porque mi primera vez fue hace algún tiempo y en realidad hace más de seis meses no tengo relaciones -.
La muchacha titubeó un poco, y luego se detuvo en una colega que le estaba preguntando algo.
Le pasó una bata y le dijo que  dejara solo la parte de arriba. Melissa sintió mucha verguenza porque su naturaleza velluda estaba a flor de piel, y  no iba preparada para una faena íntima, ni menos aún para una citología.
- ¿Ya está lista? -. Afanó
- Deme un momento -. Le respondió.

Guardó sus cosas y salió con la bata. Sabía que venía lo peor.
- Cierre la puerta. Ahora acuéstese y acomódese en la camilla -.

La camilla estaba fría y con una sabana extraña. Tenía que montar los pies sobre una especie de pedales de cada extremo de la parte posterior de la camilla.
- Acérquese lo más que pueda a la camilla -. Dijo
Y entonces ella se sintió como una gallina tratando de poner huevos, a juzgar por la forma en la que la enfermera le hizo doblar las piernas sobre esa camilla.
Acostada, se asomó entre mis piernas y Melissa estaba muy extraña porque aparte de la mamá, el novio y un médico de urgencias que estuvo de buenas, nadie más ha sido testigo de las "partes nobles".

Entonces vió cómo sacaba su arma. Era una especie de arreglo tubular en material de fibra de vidrio. Le llaman espéculo. Ese aparato parecía mas bien un condón inflado con una especie de abertura  a un lado. -Me van a meter esa shit -. Pensó ella. Y entonces ello le produjo estrés. Empezó a moverse, y justo cuando intento introducirle esa cosa Mellisa se movió hacía arriba y contorsionó.

-Miré, sólo le voy a decir que si no se relaja y no se queda quieta simplemente no le hago el examen y punto-. Exclamó la enfermera.

- Me voy a relajar -. Pensó ella. Lo curioso es que ninguna mujer se relaja cuando le meten una cosa fría, grande y extraña por el sexo que pretende raspar y abarcar todo cuanto sea posible.
Lo introdujo un poco más y entonces Melissa empezó a exhalar profundo para relajarse y tratar de acabar ligero con esa tortura.
Lo introdujo más, y se movió otro poco, molestó un poco, hasta que al fin lo sacó.
Cuando Melissa se sentó sólo vió una especie de moco cervical que la enfermera depositaba rápidamente en un portaobjetos y luego deslizaba un cubre objetos.
-Vuelva por sus resultados en 15 días.
-Gracias -. Contestó.
Salió de la habitación que la acababa de violar sin permiso, sientiéndome  diferente. Su sexo se sentía extraño, y mientras caminaba, sentía un nudo entre las piernas que no la dejaba cerrarlas.
Caminó un poco hasta llegar al Instituto. Tomó agua y aún se sentía extraña.
- Maldita sea -. Pensó cuando entró al baño y vió sus pantis con una mancha extraña.
Y esa enfermera la desvirgó otra vez.

Fin de la historia.





viernes, enero 18

Confesiones en un cuarto

Llego a este lugar, 
Tan reluciente y sin un alma sino después de las nueve,
Me recuesto en la cama,
No queda más remedio que pensar en todas las cosas que he pasado contigo;
Pongo algunas de tus canciones, 
 y pienso en las veces que habrás escuchado esta misma canción, solo o en compañía.
Pienso en tantas cosas....
Miro alrededor y veo tus recuerdos
y doy cuenta de la necesidad que es tenerte,
que ya no es sólo física, es una necesidad de sentir tus brazos que me abracen, tus palabras y tu amor;
Tu compañia, pero no sólo compañia, sino esa compañia cargada de
compresión y ternura, 
tu mirada, tu sonrisa, tus hombros, 
Tú! 
Entonces justo ahí recuerdo lo mucho que te amo, 
y siento ganas de llorar,
al recordar lo nuevo que es todo esto para mi,
como me siento, como te extraño,
como quisiera tenerte cerca y hacerte sentir lo mucho que te quiero.
Pero bueno, supongo que hay que seguir adelante
y con ponerme a llorar no voy a hacerte aparecer instantaneamente, 
justo como lo hacía  en el colegio, 
cuando soñaba con un chico imaginario
apuesto, tierno, respetuoso, cariñoso,  mi mejor amigo,
acompañandome en todas las cosas de mi vida, 
Con un mundo en mi cabeza en el cual todo era perfecto y ya había encontrado todo,
Donde no ocurrian cosas malas,
Porque el mundo decidió que los seres humanos son inmunes a los errores,
Y pense en tí, cuando apareciste,
con esa forma de ver la vida,  con esa seguridad, 
y el corazón, me grita, 
"Confía, porque esta vez si puede ser tu oportunidad, y la puedes estar dejando ir" 
y yo digo, bueno, 
Ojalá  esté en mi camino por una razón,
 y luego después de compartir momentos,
me entrego a ti sin más, una y otra vez, 
como si lo hubiera hecho toda mi vida, 
Cuando alguna vez dije que nunca iba a estar con alguien,
 llego a este punto, 
y  doy cuenta que la cuesta es bien alta, 
porque aún  falta mucho y son muchos sueños que cumplir,
 pero ya no es como antes, que imaginaba  y todo era completamente feliz, 
ahora tengo a alguien, todo es diferente,
Aunque se que estás ahi, no te veo,
 y esa es la parte dificil,
pues para que imaginar si se que estás vivo, 
y justo entonces entiendo el por qué  ya no escribo más poemas de amor,
porque ya te encontre, y lo que quiero es vivirlos,
vivirlos contigo, si tú estas aqui.

Algún día, iremos de la mano un día caminando por la playa más linda

disfrutando de lo bonito que han sido nuestras vidas....

sábado, noviembre 3

Días para no olvidar



Hay días de amargura, como cuando no sé de ti,    y mis miedos carcomen la esperanza
Días en los que prefiero no pensar, para encontrar mi espiritualidad
y las razones de las cosas que aún no comprendo.
Un día como hoy, cotidiano como los demás,
te pido con toda el alma me dejes abrazarte fuerte,
donde quiera que estés; 
Pienso en este día...
para mí, cada día contigo se siente único,
mi esencia te aguarda intensamente,
 añora tus caricias, besos y abrazos.
Hay días que siempre recuerdo,
27 de Marzo, 5 de Mayo y 8 de Junio,
Son los recuerdos felices del recuerdo de los encuentros contigo.
Días que no estuviste y que yo no estuve,
Que sufrimos inconsoladamente,  
me refiero a los días que no estuvimos.
Disculpa mis fallas, mis lapsos de inmadurez,
sólo quiero amarte con todo mi ser,
recuerda este día, como el día de muchos,
que estaré esperándote, amándote,
encontrándome contigo en mis sueños,
dejando atrás mis miedos.
Son las razones de seguir con otro de mis días.

.

miércoles, junio 13

I was younger

When I was younger,
I dreamed of your face,
It was white, so shiny,
always smiling.
Your eyes, were two lighting stars in my way,
your voice, was my guide, muy company through the darkness,
And now, I can see the same thing, the same face,
I can look in the same eyes,
hearing the same voice I knew, nothing is unknown,
you always were the same for me.

Mi ratón

Mi ratón de colores,
fresas, dulces y melocotones;
ratón paciente, ratón sumiso,
de orejas largas, gran corazón y dedos suaves,
roedor lindo, sale a buscar el queso amarillo,
amarillo como los rayos del sol, que se mezclan con el arcoiris,
mientras sonríe al mundo y busca sonrisas,
se despide de su ratoncita,
y es feliz siempre con los últimos destellos del día.

sábado, abril 28

Real en expresión irreal

En la cumbre de lo imaginario,
en el abismo de lo irreal,
cuando las cosas no son lo que aparentan ser,
veo colores y sombras,
sombras al borde de la locura,
sucesos que engañan, personan que no están,
muchas luces,
entre tanta distorsión, veo tu presencia,
y presiento mi fragilidad,
un corazón fuerte con ganas de soñar,
un amor que no se esconde, en la inexistencia de tu ausencia,
como aquellos días tan felices,
donde nos reíamos del mundo, y él era tan sólo de nosotros.

jueves, marzo 29

Un día intermedio.

Pienso, pienso en ti y en mí... pienso en tantas cosas;
recuerdo las noches que pasamos juntos,
cada detalle, cada caricia, cada beso representaba un tesoro ante nuestras almas,
cuando tus ojos encontraban los míos, entrecerrados,
y veía tu cara de placer, cuando sólo eramos los dos.
Mientras el día daba sus primeros destellos,
y tu estabas en las mejores horas,
de mi sueño, reencarnaba a otro sueño,
buscando tu cara, tu cuello, tus brazos,
te encuentro entre mis sábanas, sin oposición a tus exigencias
te descubro, te siento, te ayudo a descubrirte,
y mis palabras se quedan cortas tratando de describir momentos,
mientras mis pensamientos ascienden a otros mundos,
encuentro el universo, y planetas desconocidos,
te encuentro a ti, feliz, radiante, jadeante, al final del ocaso.

martes, marzo 27

I´ll be there by your side

No sólo en la alegría, no sólo en la dicha...
También en el llanto, en tu tristeza,
en tu enfermedad;
cuando las noches sean frías y mi aliento no te cautive,
cuando las cosas parezcan difíciles,
estaré aquí, estaré en cada parte de ti;
albergaré como siempre,
te abrazaré en las noches,
te cuidaré,
tal vez, solo tal vez seremos felices.

lunes, marzo 5

1 de 10.000 razones para ser vegetariana

Hace dos años y medio no como carne de cerdo, res o pollo asado. la última vez que tuve contacto alimenticio con algo que se mueva, vuele o arrastre fue en Diciembre del año pasado en una salida de campo, donde estaba alejada de la civilización y para no morir de inanición tuve que comer obligada una lata de atún. El día de hoy, casualmente o no, estaba en una exposición sobre compuestos nitrogenados de macromicetos, donde uno de los integrantes de mi grupo hablaba sobre Bioensayos, y en el discurso de su cátedra opto por hablar sobre ética y manejo experimental de animales. El profesor, bastante interesado en el planteamiento de mi compañera, le propuso un simple dilema: lo sociedad de hoy en día no permite experimentación con ratones a gran escala, pero si es permisiva en forma cultural la sobreexplotación de recursos con bovinos. Mi compañera asintió, pero finalmente no quiso opinar sobre el tema. Mi intención se vió frustrada al emitir palabras de mi boca poco coherentes y decir que ello dependía del criterio del investigador.... Claro, cómo olvidar los protocolos de Bioética que me he aprendido en biotecnología Animal. Pero realmente eso no era lo que quería decir. Quería hacer sentir lo que pensaba, sobre un tema tan difícil de entender para algunos, para mí.

Aún no sé exactamente la intención del profesor al plantear este enunciado, y hasta hoy desconozco si el profesor come o no carne de bovinos, pero yo quería gritar al mundo que hay gente que decide vivir así, creyendo que al tapar errores pequeños los errores más grandes que ha cometido el mundo hasta ahora pueden desvanecer un poco, y en mi opinión creo que se atenúan, y cuando dije que dependía del criterio del investigador, quise decir efectivamente que el investigador a menudo no tiene criterio, y que siempre el mundo y la hipocresía van de la mano.

Muchas personas me preguntan porque he decidido optar por este estilo de vida. Trato de ser lo más prudente posible al decir que es una costumbre mía, que siempre he adorado las ensaladas, que se me hace agua la boca al ver un tomate caer en rodajas o una zanahoria bañada en limón y sal. Que adoro las vinagretas, los dulces, legumbre y harinas, y que desde niña siempre me ha dado pereza comer carne. Pero es algo más que eso, mucho más.

Siento que debo ser vegetariana porque el mundo me invita a hacer un llamado a la gente, y no me considero una radicalista ambiental; al contrario siempre trato de entender razones ajenas a mí, aunque vayan en contra de mis principios.
Creo que soy vegetariana porque me siento feliz así. Porque siento que mi vida, mi mundo y mi alma me lo agradecen. Porque no me gusta ver lo que hacen las multinacionales con los procesados cárnicos, porque mi poco conocimiento en biología me ha enseñado que la carne de res tiene radicales libres que reaccionan con mis células y puede generarles un estrés oxidativo y causarles cáncer a largo plazo. Porque la industria aviar ha decidido crear "superpollos" en tres meses y dejar que nuestros hijos crezcan con alturas de dos metros y medio, y calzado No. 47. Porque el pescado tiene tantos parásitos como el retrete, y este junto con el atún y otros animales de donde son obtenidos derivados marinos son sometidos a crueles matanzas sin sentido que buscan complacer necesidades, pero no solucionan el mundo.
Porque la triquinosis, la cisticercosis, y otros tipos de teniasis son de las peores parasitosis que uno puede ver en biología de parásitos.
Porque microbiología me ha enseñado que Listeria y E. coli patógena crecen en cualquier carne mal cocida o jamon mal procesado y ahi se mantienen, hasta cumplir con su objetivo.
Porque Hernán Torres me enseño a creer en los viejitos locos, en los chakras, en el flujo de la energia- materia, en lo sobrenatural y alimento mi primer sueño: los murciélagos.
Porque al ser carente de creencias y ser Hija de una Mamá laica y un Papá ateo, empecé a buscar por mi misma la espiritualidad, y aunque aún no la encuentro del todo, a veces se me aparece el Budismo, el Hinduismo, el Espiritualismo, y me enseñan a creer en mí, en otros mundos, en otras vidas, en la llegada de un estado superior a través de mantras, tantras y muchas otras costumbre orientales milentarias.
Porque no hay nada mejor que meditar o hacer Yoga después de un plato de leche de Soya con granola, hamburguesas del lenteja, si es almuerzo carve con brócolí y toneladas de lechuga, tomate y cebolla.
Porque siento que los dulces ya no son problema en mí.
Porque se que viviré mucho, y no moriré joven, cosa que no es mala ni buena.
Porque para vivir, solo necesito ganas y empuje, un motivo para sonreír, y siempre cosas que hacer.
Porque me gusta.
A mi papá le encanta la idea, a mi mamá, sólo le preocupa que coma huevo y tome leche, cosa que aún hago con relativa frecuencia, y que coma pescado cuando piense tener niños, cosa de la cual aún no estoy segura.
Y si tuviera que comer carne obligada, empezaría por probar carne humana, y con eso empezamos a bajarle a la sobrepoblación.
Estas y otras 10.000 ideas son mis razones para ser vegetariana

martes, febrero 28

Unicolor

Quiero escribir. No quiero pensar sólo en ti. Hacerte sentir lo que siento, lo que pienso y lo que decido, al final. Quiero recordar bellas épocas, como cuando soñamos. Cuando los días son primavera. También quiero recordar inviernos, fríos y grises, y aunque no debería sé que no debo olvidarlos, porque aquellos momentos al fin y al cabo hacen parte de mí, y de ti.
 Recuerdo aquella vez. No sabía nada de ti. Una costumbre en ti casi improbable. En este caso cualquier medio de comunicación se quedaba obsoleto, tratando de encontrarte. Era sola yo, con mis miedos. Y empecé a imaginar cosas. Empecé a creer que podría no volver a saber de ti por cualquier razón, que el destino simplemente te arrebatería de mí. Pensé en lo tonta que había sido al no haber aprovechado al menos una oportunidad de haber estado contigo, de haber compartido tu voz, tus caricias, tus abrazos, tus besos, si no es por una voz que trata de calmarme... empece a odiarme a mi misma, tan incapaz de no poder hacer algo, de creer que podrías estar en cualquier lugar pasando quien sabe qué, y yo allí, en mi cama, con agujeros en mi cabeza. 

Horribles sensaciones, imaginé lo peor, y las lágrimas empezaron a correr. No sé si por algún cambio hormonal; casi no podía dormir. Cada hora me desperté durante la noche, esperando saber respuestas, esperando encotrar algo. En la mañana fué peor, y fué cuando casi soy presa de mis miedos si es que no logro saber algo de ti. Casi como una catarsis. Después de tanto buscar, tu me habías encontrado. 

No quiero hacerte sentir el culpable, no quiero que pienses que por esa forma casi tonta de actuar ahora debo ser una carga para ti. Simplemente es una etapa que hay que superar, que debo aprender a madurar. Sin ánimo de poesía, quiero reflexionar, quiero aprender y vivir, quiero ser mejor, no puedo dejar que cosas como estás abruman mis días y desvanezcan tus recuerdos.

jueves, febrero 23

Cuando me lo preguntas...


Si alguien me preguntara… si yo misma me preguntara que pensar cada vez que recuerdo tu voz…. Como esa vez que hablamos, debo decir: Me transportas. Me llevas a lugares desconocidos. Haces que pierda mi razón e incluso mis instintos. Lloro y vuelvo a reír. Simplemente no quiero dejar que una tonta frustración nos aleje. Voy a seguir aquí, tratando de ser la más paciente, la más racional, a pesar de que a veces no te parezcan mis razones. Porque “todo debe ser correcto” según tu. ¿Quién es capaz de decirnos que es correcto? No somos perfectos ni lo seremos, pero siempre buscamos lo mejor para el otro. Y tenemos sueños. Aunque a veces me siento tan joven en todo esto. Sabes que es así. Sabes que aún me falta mucho y lo menos que quiero es hacerte esperar. No quiero que sufras. No quiero nunca hacerte sufrir… Recuerdo tantos momentos y sensaciones, recuerdo lo feliz que he sido contigo; por eso a veces pienso que debemos vivir, debemos ser felices y guardan recuerdos en nuestros corazones. Recuerdos que no duelan. Sabes que debe ser así. Al principio.

Pero en parte tienes razón, tal vez si hacemos lo correcto, podremos afrontarlo todo de una vez y tal vez no sufriremos... pero, ¿Quién me asegura todo eso? Te quiero siempre y tal vez eso es lo más fuerte que conozco, y no es que no haya sido feliz antes... he sido muy feliz siempre antes y después de conocerte. Pero no quiero sentirte lejos, siempre quiero sentirte cerca. Sabes lo que pienso. No podemos olvidarnos de todo, pero el mundo puede olvidarse un tanto de nosotros. Y no será malo. Lo sabemos en nuestros corazones. Nada de esto puede ser tan malo. Lo único triste es lo que siento ahora... porque no te siento, casi como si me hubieran arrebatado tu presencia. Estás aquí, de alguna manera, pero en realidad no lo estás. Ojalá nunca sientas esto que siento, y ojalá un "te necesito" sea sólo una promesa de amor. Ojalá. Yo no dejaré nunca de ser quien soy por ti. Lo sabes. Y si algo cambia será porque yo sienta que así debe ser. Nunca te pido me hagas caso, siempre te expongo mis razones y tú tomas las desiciones. Pero esta vez quiero sea diferente. Así sea sólo una vez. 

No voy a cuestionar tus criterios, he pensado y simplemente dejaré que las cosas sigan su curso, cuando vuelvas tal vez las cosas sean diferentes. Quien sabe. Yo te espero aquí, tratando de ser la más racional, la más paciente.

miércoles, febrero 22

Cuando no estás...

Últimamente pienso mucho en ti.
Estos días, más que de costumbre, he optado por llegar temprano a la casa, esperando saber sobre tu día de una manera casi extraña. Esperando saber de ti, pacientemente.
A veces eso no pasa, y a veces sólo son caprichos míos,  y prefiero ser hipnotizada por mi cama y creer que esas veces que estoy contigo son reales, casi desvividas, y pensar que en la mañana estarás conmigo, a un lado de la cama, sonriéndome.
Quiero pensar tanto en ti, que siento a veces se me nublan los ojos.
Escucho tus canciones, tus recuerdos, caen a mi mente casi como en cascada, te añoro, y justo en ese momento cierro los ojos y me aprieto fuertemente contra la almohada y casi te veo, casi te siento.
Como una niña, solo quiero pensar en lo quiero que sea, y sólo quiero tenerte conmigo, poder abrazarte fuerte.

viernes, febrero 10

Si ojalá sintieras…


Esas cosas que me haces sentir cada vez que hablo contigo.  Los lugares a los que me transportas cada vez que me susurras, a esos que sólo junto a ti quiero conocer. Esas conversaciones a deshoras tan intensas y frecuentes, que hasta pueden ser mal vistas moralmente, son las que en tantas ocasiones me hacen sentir viva, me producen mariposas, me hacen quererte un poco más,  me mantienen constante y me hacen visualizar lo lindo de la vida cada vez que te siento cerca.
No quisiera que esos momentos que no sé de ti fueran tan eternos. Aunque sean sólo segundos, se prologan intensamente en mi cabeza y percepciones, y me hacen sentir insegura y distante de ti, aunque sólo sean pequeños lapsos.
Hoy recibo una noticia “inesperada” que cambia el giro de muchas cosas y experimento una serie de sentimientos encontrados. Me alegro por ti, porque sé lo grande de esa oportunidad que tienes en tus manos, y me siento un poco nostálgica. Me había acostumbrado a escucharte cada vez que se me daba la gana, donde casi instantáneamente respondías a mis llamados, como si estuvieras siempre junto a mí, como su fuera la dueña de tus convicciones.
Y pienso en muchas cosas. Todo lo que harás, las personas con quien te relacionarás, el viaje, el hábitat, tus amigos del bosque... Sé que voy a extrañarte mucho, que estaré un poco más melancólica de lo normal, que más que nada voy a querer escucharte en las noches a deshoras, voy a querer tenerte cerca y abrazarte fuerte, con ternura, susurrando a tus oídos y acariciando tu espalda… Llévame contigo a ese viaje, estoy segura que puedo caber en una de tus maletas, piensa en mí de vez en cuando, sin que ello te altere o interrumpa tus actividades, disfruta mucho, sé feliz, y cree con mucha fuerza que cuando vuelvas estaré esperándote con los brazos abiertos, con tantas ganas de quererte y hacerte sentir tantas cosas bellas que pensé en ti todo el tiempo que estuviste ausente.

Cosas que pasan...

A las seres humanos les cambia la vida frecuentemente y casi nunca dan cuenta de eso. En lo cotidiano, las personas creen tener sus asuntos controlados y suponer que todo se dará de manera precisa, que las cosas siempre tendrán un rumbo único, y que raramente el destino, la fuerza del universo o los contratiempos pueden incidir en los planes de las personas. Hoy este pensamiento es más fuerte que nunca, y su contrariedad muestra a veces que tan poco poder tenemos sobre nuestros actos. Llámenle Dios, Gaia, Buda, cualquier ser espiritual o en un sentido más evolutivo eventos estocásticos. Ojalá uno fuera el "más duro en todo", con el completo control de la vida propia. Pero ni siquiera cuando se esta enamorado las cosas pasan como uno creyera, a veces todo simplemente fluye, donde el romanticismo y la ternura parecen ser excelentes acompañantes en el transcurrir de los sucesos diarios. Sólo cuando uno se pone a pensar todo lo vivido en el día, en el mes o en la semana, da cuenta que más que contratiempos, las cosas tienen un significado, nada sucede de manera simple, tanto contratiempos como cancelaciones son más que sucesos, esperas y angustias dejan de ser más que estados temporales, nos preparan en todo momento, nos alertan, tratando siempre de hacer poner nuestros pies sobre la tierra, de mostrarnos el mundo, su complejidad, su belleza, tratando de que nosotros mismos descubramos cada cosa esencial en nuestro día, cada recuerdo preciado, cada llamada, cada saludo, que suelen ser una de las cosas que pasan con frecuencia y nos mantienen recordando constantemente quienes somos y nuestro mágico papel al vivir nuestra existencia.

lunes, enero 16

Cuando se me olvida escribir, sé que algo pasa…

Silvia Carol



Durante la semana hay escritos sin sentido, frases locas que evocan sentimientos. La semana empieza otra vez: "Lunes" y de nuevo aprietan los compromisos. Cosas por terminar, cosas que hacer y muchas otras cosas que no debemos hacer; a veces sin estar seguros de qué es lo que hacemos, y otras veces completamente seguros sólo de nosotros mismos.

En lo personal, la música me inspira, y no es que sea artista musical, en mí ese arte es más bien esporádico. Sin caer en lo mismo la música sigue siendo al fin y al cabo el compás de mi alma, por la tristeza, la melancolía y de nuevo el sentimiento. A veces no se recuerda eso que sabemos, pero nunca se olvida lo que sentimos.

Pero hace mucho tiempo que no escribía. No es voluntario. Tampoco es que no pueda escribir. Algo esta pasando tal vez, tal vez sólo me pase a mí y al mundo entero no le pase nada, tal vez es al contrario. Tal vez la poesía está sólo en el vivir diario. De cualquier manera todo ser humano es animal de costumbres.

 Hoy, sólo quiero decir a aquellos que caen, al menos intenten levantarse. Hoy, diría Richard Dalloway “Todo en mi cabeza claro está”. No quiero sentirlo lejos y mucho menos, triste. 

lunes, diciembre 26

¿Tienes Miedo?



Sé que tienes miedo. De mí. De que tal vez no te quiera, porque todo esto pueda parecerme una tontería. Pero no es así. No me parece ridículo, porque lo estoy viviendo, lo estoy soñando, y todo esto es contigo y por ti. Y si así fuera, entonces mi vida sería ridícula y la tuya también.

No creo que haya miedo de salir heridos. Sólo se puede estar inseguro de sí mismos. No de los demás. Y no es fácil. La tristeza siempre se pronuncia antes de llegar.
No creo que el miedo sea el sentimiento más apropiado para este tiempo y momentos. Cada vez que me dices lo mucho que me quieres, sólo puedo ser feliz. Y tal vez tienes razón, puede que sea joven  y no entienda lo que puedo sentir (1), pero eso no me impide quererte, no me quiero divertir, y menos con esto. Tengo muchas ganas de vivir y soñar, eso sí. Y tengo mucho que aprender. Pero eso no quiere decir que sólo quiera divertirme.

Las ilusiones están sólo en nuestra cabeza, y las realidades también. Si estás vivo, y lo sientes, ¿Crees que esto sea sólo una ilusión?
Yo quisiera amarte. Quisiera darte todo de mí y que nunca se acabara. A veces quisiera entregarme a ti. Pero todo tiene su momento.

También te conocí sin pensar que todo esto se daría de esta forma. Pero estás aquí. Muy fuertemente. Y me siento feliz.

A mí también me haces mucha falta cada vez que no sé nada de ti. No quisiera parecer una extraña que se mete de un momento a otro en tu vida. No sé si esto sea normal. A veces no sé bien que es normal. La vida de cada uno de nosotros puede cambiar en un segundo. El mundo puede cambiar en un giro. Por eso creo que no importan circunstancias, aunque a veces sólo podamos aferrarnos de los recuerdos.

A veces también siento que voy muy lejos contigo. A veces también siento que te presiono. Prefiero entonces esperar que las cosas pasen. Pero no todas. No quisiera perderte tan rápido porque alguna vez creamos que es la forma más fácil para no llegar a sufrir. Si así fuera ¿Valdría la pena lo vivido hasta ahora?

No sé si estoy enamorada. No sé si tú sientes lo mismo. No sé que pueda pasar, no tengo todas las respuestas, pero espero llegar a algunas. Espero que tu vida siempre sea la mejor, que se así será… y lo sé porque sí porque no has renunciado hasta ahora a nada de lo que hemos compartido. Siempre estarás en un mundo lleno de colores. Así no sepas nada de mí.


(1)   Te necesito- Amaral

jueves, diciembre 22

Cada cosa que haces


Como algo que no puede nombrarse,
Una oración que no puede decirse,
Un hecho inesperado,
Una acción espontánea e inequívoca;
Es un pensamiento sobre ti salido de mi cabeza,
Con suspenso y angustia, que renace y vuelve a aparecer,
Cada vez que imagino las cosas que dices,
La forma en que hablas,
Y cada cosa que haces,
Que no he visto, pero siento tan mías,
Cada vez que puedo estar allí sin estarlo,
En cada momento que puedo ser yo,
Cuando puedo quererte, cuando pienso en ti,
Y cada vez, es diferente, cada vez.

sábado, diciembre 17

Tu fuerza, mi alma, los sueños

Las heridas del cuerpo son fáciles de curar,
pero el alma no es un asunto fácil...
A pesar de mi tristeza, tu corazón es grande,
tanto que me da fuerza, me enseña a vivir.
Aunque sienta, han violado mi intimidad,
me han hecho débil, sin motivos o razones,
mi libertad, más que eso, mi amor es imposible de dañar.
Tal vez no tengo más que palabras para darte,
y mi alma como el recuerdo más grande,
por cada momento que ella renace
cada vez que sueño con tu compañía.
Sin saber lo incierto, voy a confiar,
que las cosas que pasan van a dejar de ser sueños para mí.
Que el mundo no necesita más colores,
Hoy, más que ayer, creo que encontré el arco iris.
Porque tú eres mi sueño.

miércoles, diciembre 7

Infidelidad


Una voz me dice “no desconfíes”,
Sólo pienso en tantas cosas…
A veces no debería adueñarme de cosas que ni siquiera son mías,
No debería hacer a otros infelices,
Y menos, quitarle aquello que aún puede ser suyo,
El amor así se vuelve turbio, además de confuso, e incierto,
Con tantos problemas que ya en el mundo existen,
No quiero ser un problema más para ustedes dos.
Dejar de ser detective, o en su defecto andar entre las nubes,
¿Cuándo aprenderé a madurar?
¿Cuándo aprender a ver eso juguetes que no son míos?

martes, diciembre 6

Caperucita en sangre


Hoy estaba la niña, la dulce niña lista,
Vestida con el traje
Sus zapatos combinaban con la alfombra,
Sus ojos brillaban, sus mejillas estaban tan rosadas,
Su pelo alborotado, su boca no podía mantenerse cerrada,
De ella emanaba un olor inocente, que atraía al lobo,
Su fina capa, parecía deslizarse entre sus piernas,
Debajo de su vestido rosa, llevaba un camisón de seda negro,
Y un corpiño tan insinuante,
Que difícilmente la más tierna oveja podría ignorar,
Caperucita terminó sobre la alfombra, con el corpiño desgarrado,
Con vino en sus labios, con boleros dando vueltas sobre su cabeza,
Con una sensación en su pecho,
Y una sonrisa en su cara.

domingo, diciembre 4

Una tarde perfecta



Me gustan las tardes rojas, las tardes humedas, la luz de la luna, la luz del fuego, me gusta verte sonreír.
Me gustan los ocobos, me gusta adentrarme contigo en un bosque oscuro, me gusta la selva, y me gusta ver el atardecer.
Soñar con volar las copas de los árboles, tomar un chocolate, sentir el olor del eucalipto, la lluvia y tú a mi lado.
La noche, me encanta el frío con tus abrazos...
Me gusta pensar que eres sólo un sueño.

Veneno efímero

Me gusta pensar que estás conmigo cuando partes,
Y así te hayas ido, pueda sentir tus besos y tus caricias, y tus abrazos
Tan necesarios en estos días fríos y tristes…
Y colmarte de felicidad amor mío,
Y darte lo que no puedo darte en días tan ausentes, tan difíciles para los dos;
Tratando de abrazarme y buscar tú abrazo,
Haciendo como si no pasara nada, retomando actividades
Cuando lo que más quiero es mostrar al mundo mi pecho hendido,
Lleno de amor, aun cuando el tiempo y la distancia parecen agobiar y sacar de quicio.
Sin embargo, pueda que el dolor en este caso sea necesario,
Para probar este idilio de amantes,
Para que nuestra alegría parezca más intensa al extrañarnos tanto;
Y que tanta espera y desesperación,
Parezca ser colmada con las ansias de recorrer tu rostro y saborear tus encantos

miércoles, noviembre 30

Cuando se quiere...

Te quiero; y lo que quiero eres tú bajo la luz de la luna,
quiero a ti, a tus besos, y mis besos;
la miel de tu boca, mi pasión,
tu tiempo, mi necesidad,
tus ojos, mis constelaciones y un cielo profundo.
Tu amor, mi ahogo,
tu compañia, mi felicidad.

Datos personales